Pfizer reconoce la preocupación pública sobre el COVID-19, que continúa evolucionando. Haga clic aquí para saber cómo estamos respondiendo.

DESCUBRE

CÓMO SEBASTIÁN Y VICTORIA
​​​​​​​APRENDIERON SOBRE LOS RIESGOS DE
​​​​​​​LA ENI Y QUÉ PUEDEN HACER AL RESPECTO

LA HISTORIA

Sebastián y Victoria son dos bebés aventureros e inteligentes; y son vecinos. Sus vidas, de repente, podrían estar en riesgo por una bacteria conocida como neumococo, que puede causar ENI (Enfermedad Neumocócica Invasiva).

​​​​​​​Descubre cómo Sebastián y Victoria aprenden sobre el riesgo de ENI y qué pueden hacer para saber cómo ayudar a protegerse.

¿QUÉ ES LA ENI?

ENFERMEDAD NEUMOCÓCICA INVASIVA (ENI)

Es un grupo de enfermedades causadas por una bacteria llamada neumococo. Puede propagarse por el aire con la tos. La bacteria puede ingresar al cuerpo de tu niño por la boca, la garganta o los ojos, y puede invadir partes del cuerpo que normalmente están libres de infecciones.

LO QUE PUEDE PROVOCAR:

  • La meningitis neumocócica ocurre cuando las bacterias invaden los tejidos y fluidos que rodean el cerebro y la médula espinal.
  • La bacteriemia neumocócica ocurre cuando la bacteria invade el torrente sanguíneo y causa una infección grave y potencialmente mortal.

CÓMO SE TRANSMITE:

  • El contacto cercano entre personas o la tos pueden ser suficientes para transmitir la bacteria.
  • La bacteria puede propagarse por el aire con la tos e ingresar al cuerpo de tu niño a través de la boca, la garganta o los ojos. Esta puede invadir partes del cuerpo que normalmente están libres de infecciones.

QUIÉN ESTÁ EN RIESGO:

  • De todos los niños, los bebés menores de 2 años tienen mayor riesgo de contraer la Enfermedad Neumocócica Invasiva (ENI) y pueden infectarse en casi cualquier lugar donde se encuentren.

SUS CONSECUENCIAS:

La Enfermedad Neumocócica Invasiva varía de leve a grave. Cada año, ocurren aproximadamente 2,000 casos de las formas graves de la enfermedad (bacteriemia y meningitis) en niños menores de 5 años en los Estados Unidos. En casos graves, estas enfermedades pueden provocar discapacidades como pérdida de la audición, daño cerebral o pérdida de brazos o piernas. Aproximadamente 1 de cada 15 niños que contraen meningitis neumocócica muere.*

*Fuente: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC)